El menú de la reina Isabel II

El ex cocinero personal de la reina Isabel II revela el secreto de su longevidad. ¡Quién lo diría!

¿Alguna vez te has imaginado cómo sería ser un rey? Te serviría todo un ejército de criadas y criados, dispondrías de todo tipo de exquisitos manjares, beberías los mejores vinos, te relajarías en la más suave de las camas… En fin, lo tendrías todo, ¿no es así?

Sin embargo, no todo es lo que parece. Para que te hagas la idea de la realidad culinaria de la realeza, ¡Qué pasada! te invita a conocer, de primera mano, el menú de la reina británica, Isabel II.

Si recordamos los cuentos de hadas de nuestra infancia, durante las fiestas, las mesas de los reyes siempre estaban repletas de pura opulencia, razón por la que se podría pensar que así es como ocurre en la vida real.

¿Pero, acaso lo es? El antiguo chef real, Darren McGrady, comentó que la reina Isabel II, en realidad, no es tan aficionada a la opulencia culinaria, mientras que, por el contrario, al príncipe Felipe le encantaba comer.

Dos veces por semana, el chef real le preguntaba a la reina, qué le gustaría para el desayuno, el almuerzo y la cena de los próximos días.

Empecemos con el desayuno

Isabel II comienza su día con una taza de té, de la variedad «Earl Gray» (sin leche y azúcar), acompañada de galletas. Después, desayuna cereales de grano entero, con leche y fruta.

De vez en cuando, la reina reemplaza la tortilla del desayuno con salmón a la parrilla, y tostadas con mermelada. Ella prefiere los huevos de color marrón, señalando que tienen mejor sabor.

Almuerzo

Antes del almuerzo, la reina bebe un vaso de ginebra, con una rodaja de limón y mucho hielo.

Su Majestad adora almorzar pollo con ensalada, o pescado con verduras. El chef afirma que su plato favorito es la carne con espinacas, o el calabacín a la parrilla.

Merienda

La reina no se pierde un almuerzo, que consista en té con sándwiches, bollos y deliciosos pasteles.

Los sándwiches, normalmente, se sirven con pepino, salmón ahumado y huevos. Una parte obligatoria de la merienda es una pequeña tostada con mermelada de frambuesa.

Cena

¡He aquí una cena real!

La cena de la reina es muy diversa. Alternando los días, se alimenta de carne asada, carne de cordero, de perdiz, de salmón asado, de ternera. También, de filete gaélico de carne de res, o carne de venado con salsa de setas.

Para complementar, un vasito de whisky o un Martini seco. Sin embargo, nunca bebe vino en la cena.

Postre

Antes de ir a la cama, la reina británica disfruta de unas deliciosas fresas, cultivadas en el Castillo de Balmoral (residencia veraniega de la reina), y de melocotones blancos dulces, cultivados en los invernaderos del castillo de Windsor. Por último, disfruta de una modesta copa de champán. (¡Todos los días descorcha otra botella!)

Este menú real se ve muy apetitoso. ¡Me encantaría disfrutar del mismo todos los días! Pero, por desgracia, no nací en la familia real.

Ahora dime: ¿Qué tan distinto es tu menú del de la reina británica? Deja tu comentario, y comparte el enlace con tus amigos de las redes sociales…