Discutió con el novio

Su novio le dijo que ella era una gorda. La chica adelgazó, y ahora el tonto se muerde los codos…

Aquel día, Haley había discutido con su novio… La razón era de lo más absurda, sobre si la chica era capaz o no de bajar de peso. Ella sabía que se trataba de una simple broma, nada serio. Increíblemente, pero la discución le llegó a lo profundo del corazón. Haley se tomó muy en serio las palabras irritantes. Y así fue como una discusión, aparentemente tonta, se convirtió en una buena motivación para cambiar todo un estilo de vida de la chica.

Durante sus estudios universitarios, Haley solía consumir alimentos poco saludables, unido al consumo de alcohol. Y cuando se puso de pie sobre la pesa, se sorprendió por su enorme peso. Y a pensar que, cuando era una adolescente, era bastante activa.

Uno de los factores que favorecieron el aumentó de peso, fue una lesión en la rodilla que Haley sufrió de niña. La chica se vio obligada a abandonar el atletismo. El hecho de dejar la actividad física, en particular, y el deporte en general, por supuesto, llevó a que ganara unos kilos de más, «Abandoné mis ejercicios y todo el tiempo libre lo pasé en los clubes y Pubs», — dice Haley.

«Tanto es así que, literalmente, mi novio empezó a mortificarme y llamarme gorda. Luego hicimos una apuesta, a ver si yo era capaz de bajar de peso. Le dije que podía hacerlo en cualquier momento. Finalmente, nos separamos, luego yo revisé mi dieta y comencé a tomar en serio lo de bajar de peso».

Kilogramo por kilogramo, Haley fue perdiendo kilos muy rápidamente. Ella fue al gimnasio y quedó sorprendida de lo bien que se sentía hacer ejercicios físicos de nuevo. Pero el milagro no se hizo de la noche a la mañana. Para encontrarse a sí misma en esta excelente forma, a Haley, le llevó unos 4 años.

«Sólo después de que eliminé todos los alimentos de comida chatarra y alcohol, comencé a bajar de peso rápidamente. Créanme, en todos estos sándwiches y hamburguesas hay tantas calorías extras. Es suficiente abandonarlos, para darse cuenta de lo bien que uno se siente. ¡No pueden ni imaginar lo malo que es!»

En todo este tiempo, Haley se deshizo de más de 60 kilogramos, y se puso en una excelente forma, que muchas mujeres envidiarían. Probablemente, esto también ha sido gracias a su novio, que no creyó en su éxito. ¡El frustrado, probablemente, se ha quedado mordiéndose los codos!

¡Comparte este post con tus amigos! Quizás para alguien, esta historia pudiera ser un impulso mágico para ocuparse de su salud y su cuerpo, un buen camino hacia una nueva vida.