Danza de las mil manos

Las bailarinas salieron al escenario, formando una fila, pero cuando se escuchó la música, comenzó la verdadera magia.

Guan Yin, la bondadosa diosa de la misericordia de las mil manos, es venerada y amada en China, Corea y Japón — en fin, en cualquier rincón del universo donde se haya extendido el budismo. Deidad que ampara a los débiles, patrona y protectora de las mujeres y todas aquellas personas, que buscan la salvación de todo tipo de desastres y calamidades. No en vano, los fieles devotos de la diosa le han dedicado esta sorprendente danza, llena de sentido mágico. Para representar a esta asombrosa deidad de las mil manos y mil caras, en la danza participan no una, ni dos, sino 63 bailarinas, formados en tres columnas. Con movimientos increíblemente sincronizados, muy elegantes y llenos de gracia, las chicas crean una fantástica ilusión en la frontera con lo irreal. Pero tu sorpresa será aún mayor, cuando sepas que cada bailarina, de las que participan en la danza, es completamente sorda. Esto quiere decir que las mujeres se ven privadas de la oportunidad de guiarse por los cambios en el ritmo de la música, para saber cuándo y cómo tienen que moverse.

La espectacular danza de las bellas jóvenes es guiada por las mujeres vestidas de blanco, las que verás a límite del escenario. Increíblemente, pero sus señas son suficientes para lograr que todas las bailarinas se muevan con un sincronismo casi absoluto y preciso. Intento imaginar ¡cuánto tiempo y esfuerzo le llevó a las chicas para alcanzar tal increíble perfección!

Muéstrale esta magnífica danza a tus amigos, para que también se sumerjan en el sinfin de emociones y experiencias de la magia de Oriente.