Cómo quitar el sarro

7 tips para quitar el sarro de tus dientes: ¡Acaba con la placa bacterial en un minuto!

La placa dental, esta película incolora de bacterias vivas y muertas, cuando se endurece en los dientes, se convierte en sarro. También conocido como el cálculus, el sarro varía del amarillo al marrón. Se considera que la placa es la principal causa de caries dental, pero en realidad, el que causa el mayor daño es el depósito de sarro.

Estos depósitos deben ser removidos, para evitar las caries dentales dolorosas y poco atractivas, incluyendo las enfermedades de las encías. Una buena higiene dental permite evitar que la placa conlleve a los depósitos de sarro, de modo que es importante que prestes mucha atención a este artículo de ¡Qué pasada! acerca de cómo limpiar el sarro de los dientes.

INSTRUCCIONES:

1. Sigue la técnica correcta de cepillado con un dentífrico para el control y eliminación de sarro. Cepilla los dientes por lo menos dos veces al día, y si hay posibilidad — después de cada comida y antes de acostarse. Los dentistas recomiendan cambiar de cepillo cada 3 a 4 meses, pues, con el transcurso del tiempo, ya no son tan efectivos.

2. Recuerda cepillar tu lengua. La placa dental podría acumularse fácilmente en la superficie de la lengua debido a los restos de comida, así que cerciórate de también cepillarla con suavidad.

3. Usa el hilo dental a diario, para eliminar los restos alimenticios y bebidas, así como la placa y el sarro entre los dientes y en las encías. Si te parece extraño usar hilo dental, utiliza un palito dental.

4. Usa un enjuague bucal de control de placa y sarro — para matar las bacterias y para evitar la acumulación de placa y sarro. Podrían ayudar a ablandar la placa, refrescando tu aliento, al mismo tiempo.

5. Cepilla tus dientes una vez por semana con bicarbonato de sodio: es un remedio casero natural perfecto para eliminar la placa y prevenir el sarro, además, reduce las manchas en los dientes. Sin embargo, su uso excesivo puede resultar abrasivo para tu dentadura, de modo que no deberías recurrir a su uso diariamente.

6. Enjuaga tu boca con regularidad con una mezcla de agua y agua oxigenada o peróxido de hidrógeno (1:1). Éste método elimina las bacterias, reduce la placa y el sarro y funciona como un blanqueador natural de dientes.

7. Prepara una pasta dental casera. Si buscas evitar la serie de químicos que forman parte de la mayoría de las pastas comerciales, prepara tu propia versión natural antiplaca con estos ingredientes sencillos: combina ½ taza de aceite de coco con 2 cucharadas de bicarbonato de sodio, 2 paquetes pequeños de Stevia en polvo y 20 gotas del aceite esencial de tu preferencia (menta piperita o canela). Almacena esta pasta dental casera en un bote pequeño de vidrio y úsala del modo convencional.

Recuerda visitar al dentista regularmente para realizar un chequeo y limpieza dental. Es esencial para mantener los dientes y encías saludables, así como prevenir posibles enfermedades bucodentales.

Si encontrase interesante este artículo, compártelo con tus amigos y allegados.