Cómo entrar gratis al zoo, al cine y a un concierto

Con ESTO, podrás entrar a cualquier lugar, y en cualquier momento, de forma gratuita.

Delante de la gente con dinero todas las puertas están abiertas. Lo que quieran, todo lo pueden comprar… ¡Basta mostrar un fajo de billetes de banco, y ya! Sin embargo, nuestro protagonista de hoy no lo cree así. ¡Él encontró una manera completamente libre de conseguir lo que quiere!

Se le ocurrió ir de visita al zoológico, al cine o a un concierto de su banda favorita — y así lo hizo, sin tener que gastar un solo centavo. ¿Para qué pagar un dineral, cuando basta con invertir en un chaleco reflectante? Eso es lo que hizo David Allegretti, de Australia…

Estamos acostumbrados al hecho de tener que pagar una gran suma de dinero para disfrutar del placer de ir a un concierto. Sin embargo, te imaginas a todos los organizadores y personal tras bambalinas… ¡Ellos disfrutan gratis!
David encontró un resquicio, que le permite ahorrar: «unirse» al colectivo de personas autorizadas, que visten uniforme, para poder pasar a dondequiera que piden acceso.

David y Sean fueron a la tienda de golf, donde compraron las chaquetas, y luego unos walkie-talkie de juguete. Para probar su teoría, los chicos llegaron, por primera vez, a un teatro, y dijeron que necesitaban comprobar el estado del cableado. La seguridad fue fácilmente vencida. Los chicos vieron la película de forma gratuita.

Entonces, lo siguiente fue visitar el zoológico, sin entradas. ¡Cuál no fue su sorpresa cuando el cajero no requirió sus boletos! Riéndose de la guardia, los amigos empezaron a disfrutar de las vistas y de los animales.

La jaula de los lémures estaba vacía. Los visitantes le preguntaron a David qué había pasado allí, y él, mientras hablaba por el walkie-talkie de juguete, se comprometió a ocuparse de esta cuestión.

Más tarde, los chicos decidieron probar algo más serio. Compraron los chalecos de color naranja, y se dirigieron a un concierto de la banda Coldplay. Daba miedo, pero aún así, como era de esperar, todo salió a pedir de boca. ¡Otra visita gratis!

«Debo decir que, si no lo pruebas, no sabes. El experimento fue un éxito. Visitamos varios lugares, y entramos totalmente libre. Te aconsejo que tomes chalecos reflectantes y disfrutes de la vida» — David escribió en su página, en la red social.

Suena bastante tentador. Sin embargo, yo no te los recomendaría. Esta vez, la suerte estuvo de su lado, pero uno nunca sabe… ¡Esto, de hecho, es ilegal!

Si aún así, decides hacer algo por el estilo, no te olvides de compartir esa experiencia con nosotros.
Deja un comentario, y comparte el enlace con tus amigos.