Cómo elegir silla infantil de coche

¡Elige correctamente la silla infantil de coche! Una tragedia que pudo haberse evitado…

Esta historia le sucedió a la americana Holly Wagner. Ella vivía una vida normal, junto a su esposo y sus dos hijos, de 3 años y 11 meses respectivamente.

Como todo padre sensato, a Holly y su marido les preocupaba la seguridad de sus hijos, por lo que instalaron un asiento infantil en su automóvil. Lamentablemente, tales precauciones no fueron suficientes…

Un día, mientras la familia regresaba a casa, el padre no se percató a tiempo de que otro coche se acercaba a la intersección, por lo que no pudo evitar el choque…

A pesar del impacto, los padres y el hijo mayor escaparon con solo algunas heridas leves, pues tenían puestos los cinturones de seguridad. Pero el pequeño Cameron no corrió con tanta suerte… El cinturón de la sillita infantil no fue capaz de sostenerlo, y el chico salió expulsado a través de la ventanilla rota.

Cameron recibió severas lesiones en la cabeza, el cuello y el pecho. A pesar de todos los esfuerzos, los médicos no pudieron salvarlo. El pequeño estuvo conectado a un sistema de soporte vital, pero lamentablemente murió neurológicamente a los pocos días. Los padres tuvieron que tomar la difícil decisión de desconectar a su bebé de los equipos de soporte…

La desconsolada madre no conseguía entender cómo su pequeño Cameron no logró sobrevivir, cuando el resto escapó relativamente bien del accidente. Así que recurrió a los expertos en busca de una explicación.

La razón estaba en la sillita infantil, que era… demasiado grande para el niño. El cinturón le colgaba sobre el pecho y no lo sujetaba bien, por lo que salió disparado a través del cristal…

Cuando se trata de niños tan pequeños, las precauciones nunca son demasiadas. Los niños menores de un año y medio deben quedar bien sujetos al asiento del coche y además, en dirección en contra del movimiento.

La mayor parte del impacto recae sobre la cabeza del niño, pues los músculos de su cuello son demasiado débiles para sostenerla. Incluso si el pequeño Cameron se hubiera mantenido en su silla, habría recibido una lesión fatal en su columna cervical…

Poco después del accidente, mientras observaba unas fotos de Cameron publicadas en Facebook, Holly vio una imagen de su hijo sentado en su sillita infantil, publicada unos días antes de la tragedia. Sorprendentemente, ni ella ni sus amigos jamás pensaron que tal asiento no fuera adecuado y seguro para el niño…

La sola presencia de un asiento infantil en el coche no es suficiente para proteger al niño. Por eso, Holly decidió compartir su historia, para que todos conozcan acerca de esta tan temible amenaza. Comparte este post con tus amigos padres y recuerda que mientras se trata de niños pequeños, ninguna medida de seguridad nunca está de más.