Comer huevos todos los días

Esto es lo que le aporta a tu cuerpo el consumo de huevos día a día.

Los huevos constituyen uno de los alimentos más sanos y completos que existen. Además, son muy económicos y pueden prepararse de disímiles formas.

Representan una gran fuente de hierro, aminoácidos y antioxidantes. Recuerda también, lo más recomendable es que los compres ecológicos, ya que son igual de ricos en valor nutricional, pero su contenido en hormonas y antibióticos es nulo.

Se conoce que nuestro cuerpo es capaz de producir 11 ácidos grasos esenciales, que son básicos para el correcto funcionamiento del organismo. ¡Y en los huevos, se encuentran 9 de ellos!

Por cierto, según los expertos, si el cuerpo presentase déficit de alguno de estos 9 ácidos grasos, pudiese llegar a experimentar fatiga crónica, caída del cabello, problemas en la piel y el sistema inmunitario, así como la pérdida de masa muscular.

¡Qué pasada! te presenta la lista de beneficios que aporta la ingesta cotidiana de huevos para nuestra salud:

Fortalecen en sistema inmunitario.
Uno o dos huevos al día ayudan a combatir infecciones, ya que el huevo es rico en selenio, un elemento extremadamente beneficioso para la salud. Refuerza el sistema inmune y también ayuda a regular el funcionamiento de la glándula tiroides.

Reducen el estrés y alivian la ansiedad.
Los aminoácidos que contiene, suscitan la salud mental y regulan la liberación de serotonina, que es un neurotransmisor que interviene en la relajación, la calma y el buen humor.

Regulan los niveles de colesterol.
El contenido de colesterol de huevo es de 200 ml., pero están muy lejos de ser malos para la salud, ya que contienen poco del llamado colesterol malo (LDL) y tienen un elevado nivel de colesterol bueno (HDL).

Mejoran la salud dental y ósea.
Constituyen una rica fuente de vitamina D. Esta vitamina es muy importante para el crecimiento y desarrollo de los huesos y dientes. Además, facilitan la absorción del calcio, que es esencial para el metabolismo, la digestión y la salud del corazón.

Mejoran las funciones cognitivas.
Los huevos son ricos en colina, un compuesto imprescindible para la cognición. Según diversos estudios, la colina disminuye la probabilidad de padecer demencia o trastornos neurológicos como el Alzheimer.

Cuidan nuestra piel.
Por su alto contenido de vitaminas del complejo B, son cruciales para la salud del pelo y la piel, también para el correcto funcionamiento del hígado y los ojos. Además, los huevos son especialmente ricos en vitamina B2 y B12. Los estudios han revelado que las vitaminas del complejo B son esencialmente importantes para la salud cognitiva y del sistema nervioso.

Estimulan la pérdida de peso.
Los huevos producen una fuerte sensación de saciedad, por lo que representan una perfecta solución para el desayuno. Regulan el apetito y minimizan el riesgo de comer en exceso. Varios estudios concuerdan en que la gente que ingiere huevos en el desayuno, consume menos calorías durante el resto del día.

Protegen la salud de nuestros ojos.
Los huevos contienen dos antioxidantes, luteína y zeaxantina, que mejoran la visión y cuidan la salud ocular. También, disminuyen el riesgo de padecer cataratas o degeneración macular.

Y tú, ¿cuántos huevos al día sueles consumir? Comparte tus experiencias con nosotros y no olvides compartir este importante artículo con tus amigos y allegados en las redes sociales.