Chico haciendo tareas en la calle

Este chico estaba estudiando, ¡sentado en la calle, bajo la luz de una ventana! Una sola foto bastó para cambiar su vida.

La historia de este niño puede parecer, si no un cuento de hadas, al menos un melodrama. Sin embargo, lo que le sucedió es real. Todavía ayer, él no contaba con ningún recurso, pero tenía muchas ganas de estudiar. Este chico se vio obligado a vivir en la calle, pero aun así, continuó yendo a la escuela y haciendo sus tareas. Su paciencia e indomable fuerza de voluntad, fueron recompensadas con creces.

Todo cambió en una noche, cuando la estudiante Joyce Gilos Torrefranca, que se encontraba en la ciudad filipina de Mandaue, vio a este niño, en plena calle, haciendo sus deberes, a la luz de los ventanales de un establecimiento «McDonalds». El chico estaba sentado en la acera, sobre un taburete, mientras escribía en su cuaderno. Joyce, impresionada, fotografió a este diligente muchacho y publicó las fotos en su página de Facebook.

Estas fotos han causado una gran resonancia en las redes sociales. Muchas personas se ofrecieron voluntarias para localizar al niño y brindarle ayuda. Finalmente se supo que este aplicado muchacho, de 9 años de edad, se llamaba Daniel Cabrera. Su padre murió hace unos años, por lo que vive con su madre y hermanos. Su familia se ve obligada a pasar la noche en un puesto de comestibles, ya que su casa se quemó. Sin embargo, el pequeño Daniel no pierde la fuerza y el espíritu de abrirse camino en la vida. Para ello, continúa asistiendo regularmente a la escuela y estudiando duro.

La información sobre Daniel se extendió al instante a través de Internet, y mucha gente empezó a donar su dinero para el niño. El gobierno de Filipinas ha destinado una beca para Daniel, y la oficina de seguridad social ha brindado la ayuda alimentaria, necesaria para la subsistencia de su familia. Además, la madre de Daniel recibió una subvención de patrocinadores, para crear su propio negocio. Las donaciones fueron tantas, que la madre pensó que la ayuda podría extenderse a otros casos similares.

La propia autora de estas emocionantes fotos, dijo: «Nunca me hubiera imaginado que una imagen pudiera cambiar tan drásticamente la vida de alguien. Estoy agradecida a todas esas personas que no se quedaron al margen de esta situación, aunque solo contribuyeran a difundir la información. Gracias a eso, hemos ayudado a Daniel a cumplir su sueño. Espero que esta maravillosa historia no termine, y continúe inspirando a muchas personas para hacer grandes cosas».

Es bueno saber que, hoy en día, aún suceden los milagros. El deseo de aprender, sin dudas, puede cambiar radicalmente tu vida. Si esta increíble historia te impresionó, compártela con tus amigos.