Chica embarazada, sobreviviente de un incendio

Esta joven embarazada luce tan feliz. Pero sólo Dios sabe por lo que tuvo que pasar ella…

La chica que la edición ¡Qué pasada! tiene el gusto de presentarte hoy, de pequeña ha sobrevivido un desastre que dejó una huella muy profunda en su vida. No fue sólo un trauma emocional, sino también lesiones físicas muy graves. ¡Sin embargo, Andrea Grant, de Jacksonville, Florida, está firmemente de pie y es muy feliz!

Ella ahora tiene 24 años de edad, pero tiempo atrás, el destino le preparó un reto que no cualquiera podría hacerle frente. Todo sucedió cuando Andrea tenía 8 años. Ella y su hermano estaban regresando a casa del colegio, de pronto, a su paso se produjo una explosión de gas. Los bomberos lograron rescatarlos, pero las posibilidades de supervivencia de los niños eran prácticamente nulas…

No alcanzan palabras para describir su sufrimiento: Andrea estaba muy mal – las quemaduras de 3er grado cubrían el 80% de su cuerpo. Los niños fueron transportados a una clínica especializada en Texas, donde quedaron bajo la supervisión de un grupo de expertos, los únicos que podían salvarlos.

Fue un milagro que pudieron sobrevivir al desastre, pero este era solo el primer paso en un largo camino hacia la recuperación y rehabilitación. Se necesitaron más de diez años para que Andrea y su hermano pudieran hacer frente a las consecuencias del terrible incidente que para siempre dejó marcadas sus vidas.

¡Sin embargo, la valiente chica logró superar todas las adversidades del destino! Ha crecido y se convirtió en una verdadera belleza, pese a la piel, donde el fuego dejó marcados sus dibujos. Estas cicatrices se quedarán con ella para toda la vida, pero Andrea ni siquiera se esfuerza por ocultarlos.

Pero ahora viene lo más importante: Andrea se encuentra en la semana 37 de embarazo, ¡aunque los médicos afirmaban que no iba poder lograrlo por más de un mes! Afortunadamente, sus preocupantes pronósticos no se confirmaron. Andrea no puede esperar para convertirse en madre y poder compartir esta hermosa noticia con el mundo.

Confiamos en que su mala suerte quedó bien atrás en el pasado. Hoy día esta valerosa y bella chica mira con seguridad hacia el futuro. Es un excelente ejemplo de cómo las personas afrontan las pruebas que el destino les prepara. ¡Le deseamos de corazón una vida plena y llena de felicidad!