Compartir

Lo que depara el futuro para las chicas caprichosas y rebeldes

La hija no entiende la palabra «NO», manda a todos en la casa y siempre consigue lo que quiere. Sí, incluso tiene al gato en la línea, ¡sin mencionar a mamá y papá! ¿En quién se convertirá esta chica dominante y caprichosa cuando sea mayor? He aquí por qué los niños mimados no siempre son malos.

© Depositphotos

CHICA CAPRICHOSA

En el jardín de infancia, una niña dominante se convierte en líder desde el primer día. Mientras que otros niños son tímidos, a ella se le ocurren juegos, organiza bromas y da órdenes a izquierda y derecha. Es un dolor de cabeza para todos los educadores, y es el orgullo de sus padres. Mamá y papá no tienen prisa por cambiar los principios de su crianza, porque están seguros: una niña caprichosa se convertirá en una mujer que desafiará al mundo entero.

© Depositphotos

Inspiración para los demás

Una niña caprichosa en la infancia no está acostumbrada a ocultar sus sentimientos. Si ella se está divirtiendo, entonces su risa se puede escuchar a una milla de distancia. Cuando llora, el corazón sangra por este rostro angelical anegado en lágrimas amargas. Desde la infancia, un niño dominante no oculta sus emociones y conserva esta capacidad en la edad adulta. Una niña caprichosa se convierte en una mujer fuerte, una personalidad madura con potencial de liderazgo. Todo el mundo la admira.

© Depositphotos

Sigue el sueño

Las hijas poderosas saben lo que significa lograr sus metas. Si quieren esta hermosa muñeca con un vestido rosa, seguramente harán que papá la compre. La fuerza de carácter se muestra en cosas más importantes. Si una pequeña hija quiere convertirse en actriz, créame, llegará el momento y definitivamente cumplirá su sueño.

‡агрузка...
© Depositphotos

Los padres enseñan a sus hijos a ser orgullosos y fuertes, lo que otros perciben como autoridad. Mamá y papá no reprimen el carácter del niño, no le dicen qué hacer, pero le dan el derecho a elegir. Y aunque los extraños pueden encontrar a un niño arrogante y orgulloso, estas cualidades a menudo son útiles en la edad adulta. Estos niños nunca renunciarán a sus sueños hasta que los hagan realidad.

© Depositphotos

Creer en ellos mismas

Las chicas rebeldes están acostumbradas a empujar y mandar a todo el mundo. Saben lo que quieren y saben cómo ir hacia su objetivo. En la edad adulta, una chica caprichosa no le teme a los problemas y obstáculos. Ella toma los desafíos de la vida con orgullo y generalmente tiene éxito al lidiar con los reveses. Las mujeres poderosas creen en sí mismas y muestran al mundo entero que no son tan fáciles de romper.

© Depositphotos

Saben como tomar riesgos

Las niñas poderosas se convierten en mujeres que no temen correr riesgos. Al principio, este comportamiento irrita a los padres y cuidadores, estas chicas rebeldes ignoran su opinión. El descuido, la asunción de riesgos y la «imprudencia» dan sabor a la vida: de eso están seguras las mujeres, que a sus 10 años también fueron consideradas pequeñas jefas. Aprovechan cada oportunidad, sacrifican la comodidad y juegan alto para lograr un éxito sin precedentes.

© Depositphotos

No escuchan los consejos de otras personas

Las jóvenes princesas saben desde la infancia que nadie tiene derecho a decidir por ellas. Por lo tanto, ignoran todos los consejos y advertencias. En la adolescencia, no se lastiman tan fácilmente como sus compañeros. Y las mujeres adultas descarriadas defienden los límites personales y no permiten que nadie se meta en sus vidas. Tienen tanta confianza en sí mismas que la opinión de otra persona, incluso la más cruel y ofensiva, no afecta su autoestima.

© Depositphotos

Justo y sencillo

Entonces, solo aquellas niñas a las que se les dio suficiente libertad en la infancia pueden vigilar la verdad y la justicia. Lucharán hasta el final por lo que creen. Las intrigas y los chismes no son su suerte. Si de chicas afrontan la verdad más desagradable, luego siendo mujeres, prefieren expresarlo en persona y de frente.

© Depositphotos

Cambian el mundo para mejor

¡Cuántas feministas y figuras públicas famosas en la infancia fueron exactamente esas chicas caprichosas y descarriadas de las que estamos hablando! Dominante en la infancia, no tolerarán la vulneración de derechos en la edad adulta. Estas mujeres están listas para cambiar el mundo para mejor y no temen los objetivos globales. Lideran a otros y siempre están a la vanguardia del cambio.

© Depositphotos

Si te preocupa que tu hija sea una niña mandona y rebelde, lee las inspiradoras historias de las grandes mujeres Sophia Kovalevskaya, Margaret Thatcher y Coco Chanel. ¿Quieres ver a tu hija en el pedestal de la fama, ser admirada y agradecida por sus servicios? Si es así, no prejuzgues el carácter de tu chica. Y tal vez algún día se convierta en una de las grandes de este mundo. ¡Escríbenos en los comentarios cómo te gustaría que fuera tu hija, danos un Me Gusta y asegúrate de compartir el artículo con tus amigos!

Загрузка...