Capital despoblada de Myanmar

¡Esta desértica capital es 6 veces más grande que New York! Y es desconocida…

¡Qué asombroso es nuestro mundo! Hoy ¡Qué pasada! te propone acercarte a la historia de una pintoresca ciudad que merece que escriban todo un libro sobre ella o, incluso, le dediquen un largometraje. Muchas personas piensan erróneamente que la capital de Myanmar (Birmania) es la ciudad de Rangún. Sin embargo, en el 2005, la Junta militar decidió transferir la capital del estado a Naipyidó, que se encuentra a 320 km de Rangún.

La verdadera razón del urgente cambio sigue siendo desconocida para los civiles. De buenas a primeras, el gobierno comenzó a trasladar sus departamentos básicos y ministerios a Naipyidó e impuso una medida gubernamental para que la población se mudara a la nueva capital. Pero la gente no quería vivir allí…

El espacio para la nueva capital sobraba… ¡En el vasto territorio fácilmente podrían caber 6 megalópolis como New York! La mayor parte del área ha permanecido intacta: los bosques y campos se mantienen tal cual, y con frecuencia se puede encontrar el ganado pastando en las carreteras.

Es interesante ver como algunas carreteras están diseñadas para 6, 8 o incluso 10 bandas, por las que suelen pasar 1 o 2 coches cada 10 minutos…

No puede decirse que la ciudad de Naipyidó está del todo abandonada o vacía: es el hogar de varios cientos de funcionarios gubernamentales, así como militares y sus familias.

Muchos medios de comunicación se han interesado en esta singular ciudad. La llaman: «Un pueblo típico de las pinturas de David Lynch»

La ciudad cuenta con variadas edificaciones pintorescas: viviendas, templos, tiendas… Todas fueron construidas especialmente para la gente, pero lamentablemente están en desuso.

A veces, Naipyidó es visitada con fines turísticos, pero esto ocurre muy raramente, pues no hay nada especial que hacer allí. No hay lugares de entretenimiento, no hay gente a quien preguntar o consultar, ni transporte público… ¡Nada! Los turistas deben caminar por su cuenta o pedirle ayuda algún chófer local, quien no suele hacerlo de buena gana.

En fin… Esta es la capital artificial de un país dirigido por un régimen militar. ¡No obstante a su belleza, nadie la quiere habitar! Comparte este interesante post con tus amigos, para que conozcan a Naipyidó, la abandonada metrópolis de Myanmar.