Compartir

Por qué esta famosa bloguera mostró al mundo su bigote

Las mujeres suelen estar mucho más preocupadas por su aspecto que los hombres. Siempre buscan defectos en su reflejo: la figura no es ideal, hay vellosidades indeseables, o un grano o una cicatriz. Cualquier pequeña cosa puede dañar la autoestima, e incluso crear muchos complejos. ¿De dónde viene todo esto? Al fin y al cabo, en el pasado la gente andaba con pieles de mamut, y no tenía ni idea de cremas hidratantes o rímel. La belleza natural era muy valorada por ellos. Y aunque hoy en día se habla cada vez más de este tema en nuestra sociedad, por alguna razón no es un problema menor para las mujeres.

La belleza natural a los ojos de Joanna Kenny

Cada vez son más las mujeres que aceptan por fin que todos los ideales de belleza no son más que una imagen que alguien se ha inventado. Estamos tan acostumbrados a ver tantas bellezas con una piel perfecta y brillante y una figura cincelada en la red que nuestro propio reflejo en el espejo nos parece ridículamente feo. Nuestros cerebros tienden a ignorar el hecho de que la mayoría de las fotos en las redes sociales son pasadas por filtros especiales que hacen que la piel se vea suave y radiante y la figura más tensa. «Basta», dijo la bloguera Joanna Kenny, ante semejante disparate. Cada día, la mujer muestra a sus miles de seguidores en su Instagram lo que es la naturalidad.

Joanna Kenny sabe de primera mano cómo el hecho de no cumplir con los estándares de belleza puede rebajar la autoestima de una mujer. Como esteticista, conoce a muchas mujeres que luchan con diferentes cosas que les hacen dudar de su atractivo. Dice que tenemos que dejar de esforzarnos por lo que los demás consideran bello.

«Cada vez es más común que la gente quiera conseguir la misma piel perfecta y sin forma que su filtro de las redes sociales. Esta idea distorsionada de cómo debe ser la piel crea objetivos de cuidado de la piel inalcanzables. No se tiene en cuenta ningún progreso real, porque de todas formas la piel no se ve igual que la foto del filtro en la web. Mi responsabilidad es gestionar las expectativas y recordar a las mujeres que tienen poros, no imperfecciones».

‡агрузка...

Joanna no se avergüenza de mostrar al mundo su bigote

Por alguna razón, la mente de las mujeres está fijada en la idea de que todo el vello corporal, excepto el de la cabeza, es indeseable. Muchas mujeres han convertido la depilación en un régimen habitual, lo que da más miedo que enfrentarse al Monstruo del Lago Ness. El vello facial es, para algunas mujeres, un desastre total y una vergüenza. Joanna Kenney defiende la postura de que no hay que quitarse el vello facial, ni de ninguna otra parte del cuerpo. Todo depende de tu comodidad y percepción.

«No hace falta quitarse el vello facial para ser vista como femenina. En 2021, la existencia de una mujer sigue dependiendo en gran medida de lo atractiva que la encuentren los hombres. Quiero que la gente tome decisiones sobre su cuerpo sin miedo a ser juzgada por los demás». Joanna sólo ve ventajas en su negativa a eliminar el vello facial. Solía tener una piel muy problemática y la depilación sólo empeoraba la situación.

Belleza natural y filtros en la web

Los filtros de las redes sociales son un campo en rápido crecimiento. Sus desarrolladores ganan mucho dinero con ello. Pero, ¿qué obtenemos de ellos? Complejos y dudas constantes sobre no ser como nuestra imagen filtrada. Joanna Kenney aconseja dejar de usar filtros. Al fin y al cabo, no son nuestros verdaderos rostros, son una máscara, una especie de engaño a los que nos rodean y a nosotros mismos. Si empiezas a compararte con tu imagen filtrada, es una bandera roja. Es mejor borrar todos los filtros inmediatamente y olvidar que existen.

Las mujeres no han sido creadas para complacer a los demás

Este es el mensaje principal de Joanna. No rehúye el hecho de que su piel puede tener rojeces y a veces le salen granos. Pero es una piel real y viva, no una máscara digital de Instagram. Joanna también se muestra relajada con su figura, el hecho de que tenga pliegues cuando se sienta, por ejemplo. «Hay personas que luchan contra el acné o el vello facial. Cuando leen comentarios negativos sobre ellos mismos, concluyen que no son aceptados tal y como son. No me importa que los hombres me encuentren menos atractiva. No tomo decisiones sobre mi cuerpo para complacer a otras personas, y nadie debería hacerlo».

Esta es la forma en que Joanna Kenny intenta transmitir a las mujeres que lo importante es ser natural. Ser alguien ilusorio es muy fácil, pero ser tú mismo sin filtros ni glamour es lo más difícil. Sin embargo, vale la pena.

Загрузка...