Bebé volvió a la vida después de la muerte

Este niño falleció dentro del útero. Pero lo que sucedió después — ¡fue un verdadero milagro!

Esta increíble historia pasó a Joselyn Robertson y su esposo, Ignacio. Pareja de jóvenes que se preparaban para el nacimiento de su primer hijo. A término del noveno mes de embarazo, Joselyn y su esposo vivían en víspera del gran acontecimiento de sus vidas. Todos sus pensamientos estaban ocupados con el nacimiento del bebé, a quien ya le habían escogido hasta su nombre. Al niño lo planeaban llamar Noé.

Los futuros padres se sentían las personas más felices de la tierra. Sin embargo, en un fatal momento todo empezó a salir fuera de control…

De repente Jocelyn se sintió mal, comenzó con el sangramiento descontrolado. La pareja se dirigió de inmediato a la clínica, donde a la futura madre le hicieron la ecografía. Los resultados del estudio fueron impactantes. La Dra. Kimberly Sampson dio la terrible noticia de que el bebé no tenía latidos en el corazón.

Otro médico realizó un segundo examen, pero con el mismo resultado. El latido del diminuto corazón de Noé no se sentía, lo que podía significar solo una cosa — el pequeño había muerto. El bebé tan esperado, llevado en el vientre de su mamá por 9 largos meses, había muerto ¡sin siquiera haber nacido! Al oir la impactante noticia, Joselyn e Ignacio se echaron a llorar desconsolados…

Además, durante el examen, se comprobó que el feto se encontraba en una posición incorrecta e incómoda para el parto normal. Y con el fin de obtener el cuerpo del pequeño Noé, se decidió realizar una cesárea. Pero durante la cirugía ¡sucedió algo increíble!

Cuando el bebé fue retirado del vientre de su madre, inexplicablemente comenzó a respirar. ¡Los médicos no podían creer en este milagro! Al afortunado pequeñito lo enviaron de inmediato a la sala de emergencia neonatal. Él estaba en muy mal estado, pero lo más importante era que ¡estaba vivo!

Tras oportunas acciones de reanimación, la brigada médica había logrado estabilizar por completo al bebé. Al escuchar la buena noticia, los padres no podían creerlo, literalmente quedaron mudos de tanta felicidad. «Es un milagro», — lo único que pudo suspirar Joselyn, encantada con la noticia.

Afortunadamente, los milagros a veces ocurren. Uno solo puede admirar la perseverancia del pequeño Noé, que ¡lucho con todas sus fuerzas por mantenerse con vida! Comparte con tus amigos esta conmovedora e increíble historia.