Arrestan a niño de diez años por mal comportamiento

Este chico desobedecía siempre a su madre. Pero, un día, la mujer decidió darle una lección…

Todo aquel que ha convivido con un niño en su etapa pre-adolescente, conoce de primera mano las consecuencias de la revolución de hormonas típica de la edad. Algunos niños manifiestan un carácter dócil, pero otros se enfrascan en una batalla sin causa, con un grave problema de comportamiento.

Sean, nuestro protagonista de hoy, pertenecía al segundo grupo. Su madre, la pobre Chiquita Hills, ya no sabía qué hacer con él. Ella había hecho de todo para que su hijo mejorara su conducta, pero nada funcionaba. El chico siempre terminaba burlándose de ella, e incluso faltándole el respeto. Hasta que un día le surgió la idea de buscar ayuda en la policía.

Sorprendentemente, los oficiales accedieron a la petición de la desesperada madre, y organizaron un falso arresto para el malcriado niño.

El pequeño Sean Hill, de solo 10 años de edad, fue esposado por la Policía de Columbus.

Su mamá le había advertido que, de no mejorar su comportamiento, llamaría a la policía, pero el chico nunca le creyó…

No fue hasta la llegada de los policías, que Sean empezó a llorar desesperadamente.

Al chico le colocaron un par de esposas, y lo llevaron a la parte trasera del coche de policía. Allí fue aconsejado por los agentes, en pos de mejorar su comportamiento.

La madre de Sean, Chiquita Hills, comenta que, a su regreso, su hijo se disculpó, y le prometió nunca más volver a portarse mal.

Según tu criterio: ¿Estuvo bien emplear este método para darle una lección al desobediente niño? ¿Qué hubieras hecho en el lugar de esta desesperada madre? Cuéntanos en los comentarios, y comparte el post con tus amigos de las redes sociales…