Aceite de laurel

¡Simplemente enciende una hoja de laurel y espera lo que va a suceder!

Las hojas de laurel es una especia reconocida y muy popular que ocupa un lugar especial en nuestra cocina.

Pero pocos saben que, además de la cocina, las hojas de este árbol mediterráneo se utilizan, y mucho, en variados tratamientos, gracias a sus propiedades medicinales.

De las hojas de laurel se extrae el aceite, rico en sustancias curativas. Este milagroso producto mejora la circulación sanguínea en los tejidos del organismo, se utiliza en los cuidados del pelo y la piel. Además, contribuye al buen funcionamiento del hígado, los riñones y la vesícula billar.

El aceite de laurel
Este aceite es perfecto para prevenir muchas enfermedades. Fortalece el sistema inmunológico, fomentando la resistencia a las infecciones.

Puedes utilizar el aceite de laurel para preparar una loción que te ayudará a resolver los problemas con la piel de la cara. Esta loción es muy eficaz en la lucha contra el acné. Antes de comenzar con el tratamiento del aceite de laurel, asegúrate de no ser una persona alérgica a esta especia.

Propiedades medicinales del aceite de laurel

  1. Tranquiliza el sistema nervioso.
  2. Estimula el proceso de la sudoración.
  3. Fortalece el sistema inmunológico.
  4. Mejora la actividad mental.
  5. Favorece el tratamiento de varices y calma el dolor de articulaciones.

NECESITARÁS:

  • 30 g de hojas de laurel,
  • 250 g de aceite de oliva (se puede usar también el aceite de girasol).

PREPARACIÓN:

  1. Toma un recipiente pequeño con una tapa. Muele las hojas de laurel y viérteles el aceite encima.
  2. Coloca el recipiente con las hojas de laurel y el aceite a un lugar fresco. Déjalo allí durante 14 días. Agita la mezcla de vez en cuando.
  3. Después de dos semanas, filtra el aceite a través de la gasa o del tamiz y viértelo al otro recipiente. Guarda el líquido aromático en un lugar frío.

La aplicación y la dosis del aceite de laurel

  1. Para la aromatización del cuarto: 4–5 gotas.
  2. Para una bañera: 3–4 gotas en una cucharada de sal.
  3. Para un enjuague bucal: 1 gota disuelta en 200 ml de agua tibia.
  4. Para una inhalación: 1–3 gotas en 500 ml de agua.
  5. Сomo un suplemento a los cosméticos (las cremas, lociones y pomadas de productos naturales): 2 gotas en una cucharadita de la base.
  6. Para hacer un masaje: 4–6 gotas en 20 ml del aceite de base.

¡No excedas la dosis recomendada para el uso del aceite! Una sobredosis del aceite de laurel puede ser la cuasante de dolores de cabeza, enrojecimiento de la piel y la picazón.

Algunas personas ingeniosas utilizan las hojas de laurel para hacer que se cumplan sus deseos. Escriben sus sueños en las hojas de laurel y luego las queman… Nosotros en la redacción somos escépticos en cuanto a estas creencias, pero… ¡nunca se sabe!

Comparte este artículo con tus amigos para que conozcan una manera más de mejorar su estado de salud.