Compartir

Hermosas pero peligrosas: qué plantas no deberías plantar ingenuamente en casa

Las plantas no sólo purifican el aire, llenándolo de oxígeno, sino también hacen de la casa un lugar más acogedor. Algunas de ellas pueden ser comestibles y también medicinales, como, por ejemplo, el romero con aroma a especias o el Aloe vera, que calma y suaviza la piel. Pero hay algunas bellezas en flor que son realmente peligrosas. Hoy te contaremos qué plantas populares debes evitar.

© Depositphotos

¿DE QUÉ PLANTAS PARA EL HOGAR Y EL JARDÍN DEBERÍAS PRESCINDIR?

Enebro cosaco

De todos los enebros, el cosaco se considera el más venenoso por una razón. Todo en él es peligroso: tallos, hojas y bayas. Esto se debe a que contiene un aceite esencial, sabinol, que puede causar convulsiones e incluso parálisis. Por eso no se deben comer nunca las bayas del enebro cosaco. Y si decides cultivar esta bonita y poco exigente planta, recuerda usar guantes y proteger tus mucosas del contacto con la savia.

Begonia siempre floreciente

Tan bonita como hermosa, también es peligrosa. Esto se debe a la sal de ácido oxálico, que es muy abundante en la Begonia inflorescens. Si se ingiere, no sólo puede provocar náuseas y vómitos, sino también causar daños en la mucosa. También puede provocar alergias y urticaria. Por lo tanto, es importante usar guantes para cuidar la begonia.

© Depositphotos

Rododendro

En este hermoso pero molesto arbusto abunda la andromedotoxina. Es peligrosa para el sistema nervioso y puede causar una intoxicación grave si se ingiere, incluso puede ser mortal. No se recomienda a los apicultores cultivar esta planta, ya que su néctar simplemente mata a las abejas. Además, el veneno puede aparecer en la miel natural.

‡агрузка...
© Depositphotos

Delphinium

Otra planta que es un peligro para las abejas y los humanos por igual. El hecho es que sus raíces y hojas contienen alcaloides. Probar las inflorescencias es muy peligroso, ya que el veneno de las delfinias puede provocar parálisis respiratoria e incluso un paro cardíaco. Los felices propietarios de colmenares deberían deshacerse de la planta inmediatamente: el polen venenoso puede matar a las abejas, y su miel «borracha» es peligrosa para los humanos.

© Depositphotos

Calla

Esta elegante planta, con sus flores en forma de embudo, se considera con razón la principal decoración de la finca. Excepto que todas las partes son extremadamente venenosas. El contacto con el oxalato de calcio que contiene puede provocar enfermedades inflamatorias de la piel y las mucosas. Y si se ingiere, provoca náuseas, vómitos y diarrea.

Clematis

Aunque la exuberante clemátide no sea tan peligrosa como otras plantas venenosas, merece la pena vigilarla. Evita el contacto con su savia, que contiene protoanemonina, ya que puede causar irritación y picor en la piel. Por supuesto, tampoco debes probarla nunca: puede provocar calambres estomacales e incluso hemorragias internas.

Dedalera púrpura

La dedalera común se considera la más peligrosa por una buena razón. Desde la raíz hasta la punta, la dedalera púrpura contiene glucósidos que pueden inflamar las mucosas y también dañar el sistema vascular. El veneno de la planta es muy tóxico: su ingestión puede causar una intoxicación grave y posiblemente mortal.

Uva de cabellos blancos

Como planta ornamental, la uva doncella no tiene igual. En primer lugar, crece muy rápido y es fácil de cuidar. En segundo lugar, en otoño las hojas de la planta se vuelven moradas y forman racimos de bayas de increíble belleza. Por cierto, son las bayas las que hacen que la planta sea peligrosa, ya que contienen ácido oxálico. Comer unas pocas bayas no es probable que envenene a un adulto, pero a un niño le resultará peligroso.

© Depositphotos

Como dice el refrán, la belleza es una fuerza formidable. ¿Y a qué otras plantas ornamentales es mejor renunciar? No dejes de compartirlo con nosotros en los comentarios.

Y no olvides compartir este post y darle a «Me Gusta» en Facebook.

Загрузка...