16 días con su hija muerta

Esta joven madre pasó 16 días con su hijita muerta en casa. Me pone pelos de punta…

Charlotte y Attila Szakacs son una joven pareja que vive en la ciudad Leeds, Reino Unido. Las fotos de abajo muestran a los felices padres con Evlyn, su hija recién nacida. A primera vista, la joven pareja luce encantadora con su bebé en manos.

Pero pocas personas, vecinos y amigos, sabían que desafortunadamente, ya en aquel momento, el destino de la pequeña estaba decidido. Evlyn era la primera bebé de la pareja, y Charlotte y Attila estaban ansiosos por convertirse en maravillosos padres. Por desgracia, el destino decidió lo contrario.

Tres meses antes de su nacimiento, los médicos dieron a la pareja la terrible noticia. Aunque el embarazo de la mujer procedió sin complicaciones, la niña iba a nacer con una variedad de anormalidades genéticas. Subdesarrollo cerebral, hipoplasia del arco aórtico, reducción de las vías respiratorias – al llegar a nuestro mundo, la pequeña Evlyn ya estaba prácticamente condenada.

La cirugía del corazón que podría ser su salvación, era imposible, porque la bebé no podía respirar sin la ayuda de los equipos. Según los médicos, incluso si la cirugía fuera todo un éxito, la niña habría sufrido por el resto de su vida, debido a un sinnúmero de trastornos — de habla, audición y visión.

Pese a los mejores esfuerzos de los profesionales, la bebé vivió sólo cuatro semanas. ¡Y aquí empieza la seguda parte de la historia, que ha sido una fuentre para muchas discusiones en la Red de redes! Sucede que los jóvenes padres no pudieron soportar la muerte de su hijita y se revelaron contra el destino cruel. Para ayudarle a Charlotte y a Attila llegar a soportar la pérdida, el personal de los cuidados paliativos dio un paso extraordinario.

El diminuto cuerpecito de Evlyn fue colocado en una cámara de enfriamiento especial, que luego fue entregado a sus padres. Con este equipo, la pareja, incluso, ¡logró dar varios paseos por el jardín con su pequeña!

Los funerales fueron programados para el 26 de enero. Charlotte y Attila no querían que, antes del entierro, su hija se mantuviera al cuidado del personal del hospital. Así que, los últimos cuatro días, su cuerpecito se quedó en casa con su familia.

La mujer permitió publicar sus fotos con su hija muerta por una sencilla razón. Para hacerle comprender a otros padres, que no deben despreciar ni un minuto del tempo que pasan con sus hijos.

Hoy en día, Charlotte aun está afectada por los funerales. En una entrevista, comparte que se siente devastada por la pérdida de su hija.

Según los médicos, el comportamiento de la mujer no puede ser considerado extraño o aterrador. Muchas madres que perdieron a sus hijos, estarían de acuerdo con esta oportunidad para decir adiós a sus niños. La sociedad, sin embargo, consideró las acciones de Charlotte como algo insólito, e incluso, chocante.

Francamente, resulta difícil juzgar las acciones de una mujer que ha perdido a su bebé. Sin embargo, su decisión tampoco puede ser vista como algo normal o habitual.

Dejar al cuerpecito que descance en paz o… usarlo para calmar tus propias ansiedades… Un tema muy controversial, sin lugar a dudas.

Y tú, ¿qué opinas sobre las acciones de Charlotte? ¡Comparte tu opinión en los comentarios y no olvides preguntar a tus amigos, qué piensan al respecto!